miércoles, 1 de diciembre de 2021

Calidad y convivencia en familia

 “Calidad y convivencia en familia “

EL COFRE DE LOS BUENOS DESEOS

Esta es una actividad que me encanta, aprovechemos que se acerca una época mágica para iniciar con esta hermosa tradición.

Consigue un cofre, frasco o recipiente lindo y decórenlo en familia.

Pueden ponerle algún nombre o simplemente cofre de los buenos deseos.

Explica la dinámica a tu familia:

Todos los días, por la noche, cada uno meterá en ese cofre un papelito con  una frase o algo lindo que quiera decirle a algún integrante de la familia, procurando que no sea el mismo siempre, escriban el nombre a quien va dirigido a modo que se vea.

A la mañana siguiente cada uno buscará  en el cofre los papelitos con su nombre para leerlos en el momento que así lo decida.

Al terminar la semana en un momento que estén todos, reúnanse para comentar sus experiencias respecto a la actividad.

Está actividad la pueden realizar durante todo el año.

¿Que aprenden tus hijos?

Convivencia sana

expresan sus emociones y sentimientos

Todos mantienen una autoestima saludable.

Alegras el día de alguien de tu familia.

sábado, 6 de noviembre de 2021


 “Calidad y convivencia en familia”

Continuamos con las ideas, un juego que divierte mucho a chicos y grandes es “adivina quien soy”
Consiste en que cada integrante de la familia describa a alguna persona, animal, objeto o lo que se le ocurra y los demás integrantes deberán adivinar.
Nosotros lo jugamos así: ¿quién soy, quién soy? “Soy un dinosaurio, el más feroz, camino en dos patas, mis manos tienen dos dedos, soy terópodo y carnívoro” 
Si tus hijos ya no son tan pequeños pueden hacer competencia por equipos.
Cómo vez no necesitas ningún material ni un lugar específico, incluso si no tienes tiempo pueden jugar en el auto, mientras los llevas a la escuela, mientras haces quehacer, etc.
¿Que aprenden tus hijos con este juego?
• Desarrollan su imaginación 
• Capacidad de análisis
• Discriminación 
• Atención 
• Si apenas empiezan a hablar estimula su lenguaje 
• Memoria 
• Coordinación
• Sana competencia
• Convivencia 

martes, 2 de noviembre de 2021



 Día de muertos y Halloween desde los ojos de mi hijo NAS

Ambas son tradiciones que me encantan desde siempre, halloween por los disfraces y salir a pedir dulces y Día de muertos porque considero que es una de las más hermosa tradiciones de mi país. Siempre dije que si tenía hijos estas serían de las tradiciones que me gustaría enseñarles. 

Y así empezó, antes de que mi hijo hablara lo disfrazábamos, salíamos a pedir dulces, decorábamos y poníamos la ofrenda juntos; bueno solo lo logramos dos veces ¿por qué? porque no contábamos con que nuestro hijo sería NAS (niño altamente sensible) y entonces en cuanto comenzó a hablar, comenzó a expresar qué si y qué no le gustaba así que se acabaron los disfraces, salir a pedir dulces y decorar juntos; todo cambio, el año pasado debido a la pandemia solo decoramos y pusimos ofrenda, participó por ratos; este año nos enteramos que además de AD es NAS lo cual explicó muchas características de su comportamiento, así que previniéndome ante la situación, saque la decoración desde mediados de octubre y comencé a platicarle de qué  se trataba, la mayoría de las veces recibía un “no quiero decorar, no me gusta que adornes, me da miedo…”

Una semana antes de finalizar octubre lo invité a decorar conmigo, participó en algunas cosas: hicimos juntos la corona de la puerta y pegamos adornos en las ventanas, algunos adornos se quedaron guardados al expresar que le daban miedo.

No quiso participar en la ofrenda porque le daba miedo pero después me dijo que yo la pusiera sola, así que para no incomodarlo la puse durante su siesta, al levantarse le expliqué la tradición y le gustó mucho, diario se sube a su sillita para observarla y decirme “mamá te quedó muy bonita”.

No pensábamos salir a pedir dulces porque seguimos cuidándonos pero si queríamos disfrazarnos en familia,  él definitivamente dijo no al disfraz, le enseñe imágenes y videos pero no los tolero “no mamá no me gusta, me va a dar miedo” fuimos a dar la vuelta de lejitos porque había muchos niños, se emocionó y le gustaron muchos disfraces pero inmediatamente me dijo “yo no me quiero disfrazar mamá “ y al ver tanta gente pidió que nos regresáramos a casa inmediatamente, así que nuestras ideas de disfraces siguen siendo eso solo ideas ¿por cuánto tiempo? No lo sé, algunas personas nos dijeron “cómprenle el disfraz, viéndolo lo va a querer”, “sácalo ese día, viendo a los demás niños se va a animar”, tú disfrázalo, no le pidas permiso”

Y aunque es de mis tradiciones favoritas no me importa dejar de seguirla por él, el ser una PAS (persona altamente sensible) me ha ayudado a entenderlo muy bien, a entender que sus emociones y sentimientos son más importantes que cualquier tradición, no hay necesidad de torturarlo obligándolo a disfrazarse solo para que los demás no lo vean raro, tal vez mas grande lo quiera hacer o tal vez no, ambas decisiones están bien para nosotros. ¿Somos diferentes? si, tan diferentes como la persona a la que le gusta el yogurt de fresa pero no las fresas solas, como la persona a la que le gusta el frío o el calor, a la que no le gusta la piña o la pizza; así de diferentes somos. 

Tal vez él no cubra las expectativas de los demás, se salió de los estándares que tenían  para él, tal vez la familia no tendrá fotos de él como lo esperaban; pero nuestro hijo no vino a cumplir las expectativas ni a satisfacer los gustos de nadie, él llegó 

a este mundo para ser solo él, para disfrutarlo y ser feliz y nosotros estamos aquí para ayudarlo a cumplirlo.

No somos raritos, payasos, odiosos, ni agua fiestas, no somos aburridos, ni mucho menos fenómenos; simplemente somos extremadamente sensibles y somos felices así, de hecho nos encanta ser así.

Jamás obligaremos a nuestro hijo a disfrazarse, ni a hacer algo con lo que se sienta incómodo; entendemos y respetamos sus deseos, opiniones, sentimientos y emociones porque nuestro misión  es ayudarlo a entender y aceptar sus características como un don con el cual sea una persona de bien, feliz y seguir brillando como lo hizo desde el momento en que fue concebido.

lunes, 1 de noviembre de 2021

 “Calidad y convivencia en familia”

Si pones ofrenda en casa es el momento perfecto para convivir en familia, todos pueden participar. Elijan la decoración o cada quien decore una parte a su gusto, de lo que se trata es que la pongan juntos, así enseñas a tus hijos tradiciones y costumbres, les cuentas la historia de las personas en el altar, estimulas su imaginación, atención en los pequeños detalles y pasan un rato muy agradable en familia.

“Calidad y convivencia en familia”


Una pregunta constante de muchos padres es ¿en qué momento  juego  o paso tiempo con mi hijo(a) si tengo todo el día cubierto?  
Y una queja constante en los pequeños es “mis papás nunca están conmigo” 
Hay muchas actividades que se pueden hacer en las que no requieres mucho tiempo, ni material, ni un lugar específico (parque, plaza, cine, etc)
En las siguientes publicaciones podrás darte cuenta que con cosas muy sencillas tus hijos y no solo ellos sino toda la familia pasarán un rato muy agradable y sobre todo estarás sembrando en ellos las bases de la convivencia, amistad, confianza y amor. ¿Por qué sembrar recuerdos materiales si puedes sembrar amor…?

domingo, 17 de octubre de 2021

Diario de un niño AD y NAS



 Sólo tengo 3 años y mi vida es algo complicada, para mis papás también porque tengo una condición de la que se habla muy poco: soy un niño AD (Alta Demanda) y NAS (Niño de Alta Sensibilidad),afortunadamente mis papás investigan y están aprendiendo a guiarme de la mejor manera, lo difícil es que aún con la información que reúnen  es muy complicado entenderme y también es difícil que las demás personas entiendan mi condición, no soy berrinchudo, no soy mal criado, ni chantagista, no necesito unas nalgadas para entender, no les estoy tomando la medida a mis papás, ni mucho menos soy mañoso; tengo tres años ni siquiera controlo bien mis emociones es mas aún no sé cómo expresarme, ni entiendo lo que estoy sintiendo,mucho menos voy a entender todos esos calificativos que la gente me pone y a mis papás. Solo se que soy una montaña rusa de emociones, que parece que nunca estoy satisfecho, conmigo todo es extremo: o todo está mal o todo es maravilloso. Lloro intensamente y puedo hacerlo por horas aunque todas mis necesidades estén completas y nada me calma, pero también río con toda la felicidad que existe en el mundo, es decir, que todo lo que hago lo hago y lo vivo con mucha intensidad, duermo poco y soy agotador. No soporto separarme de mi figura de apego, como mucho y mis papás son criticados constantemente porque a mis tres años aún tomo pecho, pero ese es uno de mis mayores consuelos. Soy hipersensible a ruidos, olores y todo estímulo ambiental; ese ruido de la licuadora o el taladro que para ti son normales yo los escucho mil veces más fuerte y me ponen muy ansioso, el aire me lastima los ojos y mis oídos, el helado lo siento tan frío como si estuviera en el polo norte sin ropa, por eso pido que me lo calienten para comérmelo, las etiquetas de la ropa y la tela rígida me lastiman, no me gusta la ropa interior porque es muy incómoda y aunque no lo creas la sensación cuando me cortan las uñas o me ponen shampoo es realmente molesta.
Es muy incómodo cuando los demás me sobreestimulan por ejemplo cuando me quieren obligar a que les diga mi nombre, mi edad, que salude o responda a alguien, que conteste el teléfono, cuando me preguntan el nombre de algún dinosaurio, cuando todos me hablan al mismo tiempo o cuando festejan  efusivamente porque estoy comiendo (solo es comida ¿por qué les causa tanta emoción verme comer?) en verdad es muy incomodo para mí. Salir a veces es una tortura, demasiado ruido, demasiado aire, demasiado sol, demasiada gente, demasiado de todo y de ir a una fiesta o a una reunión ni pensarlo y si vamos seguro seremos los últimos en llegar y los primeros en irnos, ya que debido a mi alta sensibilidad  me pongo muy nervioso y no la pasó nada bien.

Si mi hijo de 3 años expresara lo que piensa y siente claramente, seguro estás serían sus palabras.

Yo desconocía los términos Alta Demanda y PAS jamás había escuchado de ellos pero desde el segundo día de Kalel en este mundo supe que era diferente, todavía en el hospital una linda enfermera después de escucharlo llorar con tal intensidad y por un gran rato teniendo cubiertas todas sus necesidades, me dijo “madrecita, me temo que su niño es de alta demanda”, “claro todos los niños son demandantes” pensé sin decir una palabra; dos meses después, en su revisión con la pediatra, al describirle la conducta de Kalel nos dijo “es que es un bebé de alta demanda” y seguimos sin decir nada y pensé lo mismo que la primera vez, gran error el mío creer que alta demanda y demandante era lo mismo y así pasaron los meses, durmiendo poco, rogando un descanso, un respiro, sintiendo que no lo hacíamos bien, pensando que la maternidad no era para mi y que le estaba arruinando la vida a mi hijo por no saber que hacer, por ser una mala madre y así sobrevivimos hasta que trabajando en un tema sobre crianza leí por primera vez el término Alta Demanda y entonces sentí como si el cielo hubiera iluminado mi existencia: “quien escribió esto conoce perfectamente a Kalel” pensé; a partir de ese día todo cambio entendimos que no éramos malos padres y comenzamos a investigar y a trabajar para guiarlo de la mejor manera. 

Soy psicóloga, mamá de un AD y NAS y  también soy AD y PAS así que a veces la casa es un caos en todos los sentidos y un torbellino de emociones.
Desde este lado te platico un poco de lo que como padres vivimos, te podría decir que tenemos miedo, miedo a movernos en la cama y que se despierte ya que el mínimo movimiento lo hace, miedo a hacer el mínimo ruido durante su siesta, miedo a agarrar el juguete que él no quiere que agarremos, miedo a que grite, miedo a que se enoje en cualquier momento, miedo a no adivinar lo que quiere o lo que está pensando.
¿Te parece exagerado? Pues estas son tan solo algunas de las situaciones a las que se enfrenta un niño y sus papás de Alta Demanda, NAS y PAS.
 
Él es mágico como su aparición en este mundo y su llegada a él. Agradezco infinitamente al universo el permitirme experimentar una maternidad tan bella donde puedo vivir el amor al 1000 donde se de sobra que mi hijo me dejará abrazarlo y besarlo las veces que quiera, somos muy afortunados de tener la gran misión de guiar a un ser extraordinario para que su futuro sea maravilloso.

Solo quisimos compartir con ustedes un poco de lo que vivimos para que sepan que no están solos y que este es un proceso en el que con el apoyo indicado lograrán lo mejor para su familia.

Jessica Rubio Reali
Lic. En Psicología y Mtra. en Educación 
Email: jessrubio.reali@gmail.com

Calidad y convivencia en familia